Harley Quinn y la fantabulosa forma de aniquilar una franquicia – La Trituradora

Desde hace 4 años DC y Warner decidieron tomar un estandarte femenino para las nuevas generaciones, iniciando con la misma villana que nos dieron en la polémica Suicide Squad.

En esta nueva entrega de la Señora de “J” toman como pretexto un grupo de “heroínas” de DC Comics para acompañar a la joven única y diferente, loca y anarquista Harley, que sin mucho detalle expone ante el mundo su ruptura sentimental con el príncipe payaso del crimen, haciendo un caos donde tuvo su nacimiento como Harley Quinn, y dejando un mensaje que irónicamente sólo conocía ella y una oficial de policía.

Con un guión de Cristina Hodson (la que nos trajo la “joyita” de Bummblebee), se presenta un arco argumental predecible y pretencioso; toma personajes icónicos de DC como Roman Sionis (Black Mask) o Víctor Zsasz y los caricaturiza de forma ridícula al punto de hacerlos berrinchudos y patéticos, en relación a las aves de presa se delegan a un segundo plano con malas actuaciones y “chistoretes” dignos de Marvel.

Resultado de imagen de Harley Quinn birds

En resumen la nueva cinta de “jarli kuin” no llega ni a palomera, tiene un guión pésimo, una dirección feminoide y una homologación al feminismo bastante mala, donde al final se tuvo que depender de un “hombre” como villano para resaltar las pocas cualidades de esta “jarli kuin”.

También te puede interesar

Dejar un Comentario